Técnicas de reproducción asistida

Publicado en Ginecología el 01/10/2013

Inseminación artificial con semen de pareja o donante.

La inseminación es la introducción de los espermatozoides (previamente seleccionados en el laboratorio) en el interior del útero el día en que se produce la ovulación.

No precisa reposo y la paciente puede proseguir su actividad normal.

Cuando en el estudio previo de esterilidad comprobamos un REM (recuento de espermatozoides móviles) por encima de 5 millones en el varón y la mujer posee permeabilidad tubárica comprobada en una histerosalpingografía pasamos a realizar inseminaciones.

En ese momento indicaremos un tratamiento farmacológico en la mujer con el objetivo de aumentar la oferta de ovocitos en el ovario a la vez que controlamos la cronología del proceso. Mediante el control ecográfico valoramos el crecimiento de los folículos, y al alcanzar un determinado tamaño, inducimos la ovulación.

Fecundación in vitro – Microinyección espermática.

La fecundación in vitro consiste en poner en contacto los gametos masculinos (espermatozoides) y los femeninos (ovocitos) para lograr la fecundación y el desarrollo embrionario inicial fuera del organismo de la mujer en un laboratorio de Reproducción Asistida que trata de reproducir al máximo las condiciones  naturales.

Este tratamiento puede llegar tanto por indicación masculina (REM bajo) como por indicación femenina (trompas de Falopio no permeables, edad materna, baja reserva ovárica, fallo de IA, …)

Según los diferentes protocolos, nos encontramos con varias etapas, la primera fase de estimulación ovárica /supresión de la actividad hipofisaria, en que por un lado debemos estimular los ovarios para intentar tener un número razonable de ovocitos que nos ofrezcan una buena oportunidad de embarazo, pero por otra parte deseamos interferir con la producción de hormonas (FSH y LH) producidas en la hipófisis para evitar interferencias con las que se van a administrar en inyectables.

La segunda etapa será la punción folicular en la cual, la punción de los folículos ováricos se realiza en un quirófano cerca del Laboratorio de Fecundación in Vitro –ICSI. Este procedimiento se realiza bajo sedación –anestesia para que la extracción de los óvulos mediante la aspiración de los folículos no sea dolorosa. Una vez en el laboratorio se fecundan los ovocitos mediante inseminación en una placa de Petri (FIV) o bien mediante microinyección espermática (ICSI). En nuestro equipo somos partidarios de este último procedimiento puesto que minimizamos los fallos de fecundación, obteniendo en casi el 100% de casos, embriones que puedan ser transferidos.

Finalmente realizamos la transferencia embrionaria que consiste en la introducción de los embriones en el útero de la paciente. Se realiza bajo control ecográfico abdominal. No precisa ningún tipo de anestesia y no supone más molestias que una revisión ginecológica normal.

Transferencia de Embriones Congelados (TEC).

La transferencia de embriones congelados tiene su indicación, bien porque en un ciclo previo de FIV-ICSI nos sobraron embriones o porque decidimos congelarlos todos (riesgo de hiperestimulación, el endometrio no estaba bien preparado…).

Aquí sencillamente realizamos el último paso del procedimiento anterior. La preparación para colocar los embriones puede ser aprovechado el ciclo natural de la paciente o utilizando medicación, ambos son igual de efectivos y esto dependerá de otros factores ( facilidad de acudir al centro, la edad de la paciente, ciclos anteriores, ..)

Recepción de ovocitos donados (ROD).

Cuando la recepción de ovocitos donados se hace necesaria ( menopausia precoz, fallo ovárico, mala calidad ovocitaria, fallos de implantación, edad materna avanzada,…), el proceso de la FIV-ICSI lo realiza una donante previamente seleccionada y compatible con la receptora, que cumple las dos primeras etapas para estimular los ovarios y realizar la extracción de los ovocitos. La paciente receptora sólo tiene que pasar por la última etapa de la transferencia embrionaria.

Recepción de ovocitos de la pareja (ROPA).

Este procedimiento suele ser solicitado por 2 mujeres, en que una de ellas le dona los ovocitos a su pareja; la primera pasa por las 2 primeras etapas del procedimiento (estimulación ovárica/supresión hipofisaria y la punción ovárica) y la receptora por la transferencia embrionaria. De esta manera se comparte la maternidad de un modo muy especial, en que una es madre genética y la otra es madre biológica.

Recepción de embriones donados (RED).

La recepción de embriones donados se realiza a partir de embriones donados de otras parejas que ya han cumplido sus deseos reproductivos o bien de la unión de los gametos de donantes masculinos y femeninos.

Siempre supone realizar una transferencia embrionaria de unos embriones previamente congelados, por lo cual es un procedimiento relativamente sencillo. Podemos recurrir a ello , bien por motivos económicos o porque nos haya fallado todo lo anterior.

Posee una alta rentabilidad pues son embriones congelados de cohortes embrionarias que nos han demostrado alta capacidad de gestación.

Preservación de la fertilidad.

Consiste en obtener ovocitos / espermatozoides y congelarlos hasta que llegue el momento de querer tener hijos. Hasta ahora el motivo principal de guardar estos gametos , eran las causas oncológicas. La edad media en que las mujeres se deciden a ser madres en la actualidad ha ido creciendo en los últimos años, por lo que el motivo social, para poder ser madre genética y no sólo biológica en el futuro, nos abre una nueva indicación, que deberíamos tener en cuenta como una inversión.

Dra. Elena Pau

Ginecóloga. Reproducción Asistida.

pedir cita